Home Page
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Tu banco te coacciona?


Unas de las respuestas más frecuentes de nuestros clientes a la hora de ofrecerles un seguro de vida o de hogar es que lo tienen contratado a través de su entidad bancaria.

En casi todos los casos las primas que les ofrecemos, así como las coberturas, son mucho mejores, pero la respuesta es siempre la misma: “No me interesa porque está vinculado a la hipoteca”.

La actual Ley Hipotecaria, así como la Ley de Mediación, prohíbe a los bancos obligar a sus clientes a contratar un seguro a cambio de concederles un préstamo. Bien es cierto que pueden bonificar el tipo de interés, pero en caso de no aceptar, no pueden ofrecernos un tipo de interés superior al de mercado.

Además aunque aceptemos contratar un “paquete” de seguros a cambio de pagar menos interés es importante, calculadora en mano, saber si realmente salimos beneficiados ya que podemos encontrarnos con primas hasta un 300% más caras, con franquicias elevadas y coberturas con mucha letra pequeña (como por ejemplo, en el seguro de hogar, se formalizan pólizas en las que solo nos dan cobertura de daños al contenido si la pérdida es mayor al 70 u 80% del valor declarado, capitales de RC muy pequeños, etc.)


La venta vinculada de productos financieros obliga a los bancos, por mandado de la Unión Europea, a ofrecernos distintas alternativas para que el cliente decida libremente como hace la contratación; el hecho de que el banco haga este estudio de posibilidades para el cliente no debe suponer coste alguno.


¿Y ante esta situación que se puede hacer?

La cuestión es compleja pero hay salida. Lo más importante es leer detenidamente nuestro contrato y tener claro el vencimiento de las pólizas, dado que las comunicaciones de anulación deben ser realizadas con un mes de antelación. En  ciertos casos, el banco no aceptará la comunicación de anulación si antes no justificamos que tenemos contratado el seguro y como beneficiario a la entidad bancaria, por lo que es posible que debamos “solapar” ambos un mes para que nos acepten la comunicación, pero una vez realizada, procederán con la anulación solicitada.


Nuestro consejo es que solicites presupuestos, compares y hagas cálculos para saber si puedes ahorrar dinero en tus seguros, ya que la hipoteca es un contrato muy largo que puede llegar a los 35 o 40 años. Como corredores no representamos a ninguna compañía y no te ofrecemos una, sino todas las alternativas que puedan beneficiarte.