Home Page
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tu vida es lo más importante. ¿Por qué no la aseguras?


A menudo los clientes nos preguntan por qué tienen que hacerse un seguro de vida y cuándo es el momento idóneo. Generalmente nadie piensa en que es una posibilidad que va con él; éste NO es un seguro amable, ya que hablamos de nuestra vida y no nos gusta exponer esta opción.

La respuesta es que el seguro de vida NO lo haces por ti, sino por tu familia. Es decir, se debe contratar cuando tienes algún tipo de responsabilidad. La vida nos propone siempre una serie de imprevistos y es ahí donde éste seguro debe protegernos de aquellos que afecten significativamente a la economía familiar y a las personas que dependen en mayor o menor medida de nosotros. Representa la tranquilidad de que nuestra familia mantenga su nivel de vida. Además, esa tranquilidad la alcanzamos nosotros si, por caprichos del destino, sufrimos un accidente, quedamos con una invalidez y no podemos desempeñar una actividad que solvente nuestra economía.

Así mismo, este seguro NO es solo para cubrir el fallecimiento o la invalidez de una persona, sino que nos permite combinarlo con la modalidad de ahorro y compatibilizarlo con nuestras expectativas futuras de cara a la jubilación (con las diferentes opciones en el mercado).

En definitiva, el seguro de vida es el gran olvidado, cuando lo tenemos que plantear como una inversión, tanto para nosotros (invalidez, jubilación etc.), como para afrontar el futuro para tu familia. Es por ello que para una pregunta concreta “¿Cuándo contratar un seguro de vida?” La respuesta sea también concreta: SIEMPRE.

Desde nuestra correduría te proponemos que nos indiques tus situaciones personales y podremos determinar aquellos aspectos que te permitan contratar un seguro de vida a tu medida con las dos premisas fundamentales: Seguridad y Tranquilidad.