Home Page
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seguros de Vida

Seguros de VIDA al mejor precio

¿Qué es un seguro de vida?

Antes de definir qué son los  seguros de vida veremos qué entiende la Ley por contrato de seguro en general: "es aquél por el que el asegurador se obliga, mediante cobro de una prima y para el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura, a indemnizar, dentro de los límites pactados, el daño producido al asegurado, o a satisfacer un capital, una renta u otras prestaciones convenidas".

En concreto, el seguro sobre la vida lo definiremos como aquel en el cual el asegurador (persona jurídica que tiene la obligación de pagar una indemnización, un capital, una renta u otra prestación que se haya convenido cuando se produce el siniestro), a cambio de una prima, se obliga a pagar al tomador (es la persona física o jurídica que suscribe el contrato con el asegurador y que asume los derechos y obligaciones derivados del mismo), o a un tercero designado por él (beneficiario), una suma económica determinada en caso de muerte o supervivencia a fecha fija.

Para ver de una forma más sencilla cómo funcionan los seguros de vida, vamos a poner un ejemplo: definiremos al asegurador como la empresa con la que contrató el seguro de vida. El tomador seré yo, que me he hecho el seguro, y el beneficiario seré yo (evidentemente si lo contrato en la modalidad de contrato de vida de supervivencia) o mi hijo, nieto, esposa o quien yo quiera.

¿Qué clases de seguros de vida existen?

Principalmente son dos los tipos de seguros de vida que existen: coberturas de supervivencia, coberturas de muerte o mixtos. En el primer caso, el asegurador se obliga, a cambio de pagar la prima en la carencia preestablecida, a pagar un capital en una fecha previamente acordada por las partes si en esa fecha el asegurado está vivo o ha cumplido una edad determinada.

Las modalidades que existen en los seguros de vida con coberturas de supervivencia son las siguientes:

Seguro de renta en caso de vida: en esta categoría el asegurador se compromete a pagar una renta temporal o vitalicia si el asegurado sobrevive a una fecha determinada previamente. Si el rentista muere la renta puede pasar a otra persona si se especifica de esta forma. Si no se llega a la fecha especificada no habrá pago de ningún tipo por parte de la aseguradora.

Seguro de capital diferido: es igual que el anterior con la diferencia que en estos seguros no se garantiza capital para los herederos del asegurado. Si el asegurado fallece antes de la fecha prevista en el contrato, el asegurador quedará liberado de la obligación de pago. En este caso se garantiza el pago de un capital, no una renta. En el segundo caso, los seguros que cubren la muerte del tomador por cualquier causa (excepto el suicidio, primer año), el asegurador se obliga a pagar a los beneficiarios especificados previamente por el tomador una cierta suma a cambio de la prima que se ha ido pagando.

Las clases serán:
Seguro temporal: el asegurador se obliga por el contrato de seguro a pagar una suma especificada si el asegurado fallece dentro de un periodo de tiempo especificado, si no es así, la aseguradora no pagará ningún tipo de capital.
Seguro de vida entera: en esta clase, el asegurador se obliga a pagar un capital a la muerte del asegurado sin tener en cuenta el momento de la muerte. La contraprestación puede ser en forma de renta o capital. Amortización de préstamos: el asegurador cubre un capital pendiente de amortizar por el asegurado, que será el que en caso de muerte del asegurado debería pagar al beneficiario (evidentemente el banco). La última modalidad serán los seguros de vida mixtos, es decir, se cubren las dos contingencias vistas anteriormente, el fallecimiento o muerte y la supervivencia a fecha determinada.


 | Conoce nuestros completos seguros de vida en Alicante



Tributación en caso de fallecimiento

Impuesto de Sucesiones y Donaciones
La prestación de capital por fallecimiento en un seguro de vida individual tributa en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones si el beneficiario es persona física.

Si hay varios beneficiarios, cada uno tributa por separado por su parte de capital.

Si el beneficiario es además heredero del tomador o del asegurado, para completar su base imponible del Impuesto, se integrará la cantidad que perciba del seguro más la porción que tenga en la herencia. Ocurrida la muerte del Asegurado, la indemnización no forma parte del caudal hereditario del mismo.

Sólo en el caso de que no se hubiera designado beneficiario, la prestación se integraría en el patrimonio del fallecido. IMPORTANTE: En caso de que el beneficiario sea el cónyuge y que se entienda que las primas de seguro se hacían con cargo a la sociedad de bienes gananciales, cabe que dicho beneficiario tribute por la diferencia entre la mitad del capital percibido y la mitad de la primas pagadas en el IRPF, y por la otra mitad del capital en el impuesto de Sucesiones y Donaciones .Esto se cumple siempre que se haya hecho constar expresamente en la Solicitud de Adhesión. Si no, se tributaría por la totalidad.

Reducciones a la base imponible del impuesto de sucesiones y donaciones

1) Reducción General. Existen reducciones en la Base Imponible del Impuesto en función del grado de parentesco existente entre el causante y el sujeto pasivo. Dichas reducciones son:
  • Adquisiciones por descendientes y adoptados menores de 21 años: 15.956,87 euros más 3.990,72 euros por cada año menor de 21 que tenga el sujeto pasivo, sin que la reducción pueda exceder de 47.858,59 euros.
  • Adquisiciones por descendientes y adoptados de 21 o más años, cónyuges, ascendientes y adoptantes: 15.956,87 euros.
  • Adquisiciones por colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes y descendientes por afinidad: 7.993,46 euros.
  • En las adquisiciones por colaterales de cuarto grado, grados más distantes y extraños, no habrá lugar a reducción.
  • Además de las reducciones generales, por parentesco, en la Base Imponible del Impuesto sobre Sucesiones, existe una reducción adicional de 9.195,49 Euros para cada beneficiario de contratos de seguro, siempre que el parentesco con el contratante sea cónyuge, ascendiente o descendiente.

2) Reducciones Específicas. Se aplicará, además de las que pudieran corresponder en función del grado de parentesco con el causante, una reducción de 47.858,59 euros, a las personas que tengan la consideración legal de minusválidos, con un grado de discapacidad igual o superior al 33% e inferior al 65%. La reducción será de 150.253,02 euros para aquellas personas que acrediten un grado de minusvalía igual o superior al 65%.

Tributación en caso de invalidez

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas ( IRPF )
  • En caso de prestaciones por invalidez percibidas en forma de capital por quienes tengan un grado de minusvalía igual o superior al 65%, el beneficiario de esta cobertura tributará en el impuesto como rendimiento de capital que estará sujeto a una retención del 19%, con la excepción de los residentes en Navarra a los que se aplica el tipo de retención del 18%.
    En IPRF la renta formará parte de la base del ahorro por la que se tributará al tipo del 19% por los primeros 6.000€, y al 21% en adelante. En Navarra la anterior escala aplicará los tipos del 18% y del 21% respectivamente. En el País Vasco la base del ahorro tributará a un tipo fijo del 20%.
  • El anticipo de enfermedades graves tributará cómo rendimiento de capital practicando la reducción, en función del tiempo transcurrido entre la contratación de la garantía y la percepción de la prestación.
  • Cuando en la póliza del contrato de seguro se establezca que el beneficiario de la indemnización a satisfacer por la aseguradora es la entidad de crédito, para destinarla a la amortización del préstamo hipotecario, será la propia persona física, tomador del seguro, la que deba tributar por dicha indemnización por cuanto la misma se destina a la liberalización o reducción de su deuda hipotecaria.


Así pues, en estas condiciones, el hecho de que el beneficiario sea la entidad financiera acreedora no alteraría la calificación y tributación de la indemnización en la medida que la misma se destinara a la amortizacion del préstamo.

El importe a integrar en la base imponible de la persona física vendrá determinado por el importe de la prestación satisfecha a la entidad financiera. Por otro lado, la indemnización destinada a la amortización del préstamo se incluiría en la base de la deducción por adquisición de vivienda habitual, que podría aplicar la persona física deudora en la cuota de su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, siempre que se cumplieran los requisitos exigidos por la normativa vigente.


¿Aún tienes dudas en contratar tu seguro de vida?

Es posible que ya tengas contratado un seguro de hogar o un seguro de coche. Entonces, ¿por qué no tienes seguros para la vida? Tu salud y tu vida es mucho más importante y en caso de accidentes, enfermedad o fallecimiento es necesario tenerla asegurada, sobre todo para proteger a tu familia.

Nuestros completos seguros tienen diferentes coberturas en función de tus necesidades.

Si quieres recibir más información sobre nuestros seguros de vida porque estás buscando proteger a tu familia en caso de accidentes, falta de salud, o fallecimiento, no dudes en ponerte en contacto con nuestros especialistas que estudiarán de forma personalizada tu situación para garantizarte el mayor ahorro posible dentro de las coberturas escogidas a la hora de contratar tus seguros de vida.