Home Page
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alargar la vida de tu coche: ¿Qué tienes que evitar?


Nuestro coche es una parte sustancial en nuestra vida, ya que nos la facilita en gran parte, pero muchas veces no tomamos las precauciones necesarias para que no se deteriore más rápido de lo que debería.


Para alargar la vida de nuestro coche es preciso llevar a cabo pequeños gestos que nos evitarán llevarnos sustos cuando pasemos con él por el taller.


Empezando por el exterior de nuestro coche, tenemos que mantenerlo limpio a la medida de lo posible, ya que la acumulación de polvo, excrementos y humedad puede llegar a desencadenarse en óxido, arruinando la pintura. Además, es aconsejable darle una capa de cera un par de veces al año para que actúe como capa protectora e impida que la humedad penetre.


Una pieza fundamental en el funcionamiento de nuestro coche es el motor.

Muchas veces, sin darnos cuenta, no lo hacemos funcionar de manera adecuada, contribuyendo poco a poco a su temprano deterioro. Si quieres alargar la vida del motor de tu coche, te aconsejamos que cuando enciendas el coche esperes un par de minutos antes de iniciar la marcha, para que de esta manera, pueda entrar en calor, el aceite se distribuya y no cause el desgaste de las piezas poco lubricadas.

Otras partes de nuestro coche que tienden a desgastarse o estropearse con el paso del tiempo debido a su uso continuado son el embrague y la caja de cambio. Cambiar bruscamente de marcha y también mantener la mano encima de la palanca puede desgastar los cables y las varillas que hay en su interior.

En cuanto al embrague, un simple gesto como pisarlo por un periodo largo de tiempo puede causar su rotura, exponiéndose a una costosa reparación.


Por otro lado, al igual que el embrague, el freno sufre desgastes y roturas cuando se abusa de él. Para esto, es imprescindible saber que no debemos frenar bruscamente para evitar que los discos se doblen y tenemos que evitar pisarlo innecesariamente.


La dirección y la suspensión también son muy importantes para nuestro coche y su mantenimiento, por lo tanto, para mantenerlo en buen estado es primordial evitar los bordillazos y atravesar badenes y agujeros a altas velocidades. También tenemos que evitar los golpes con las ruedas directrices.


Y por último, el interior del coche es tan importante como el exterior del mismo, por eso tenemos que cuidar la tapicería usando los productos de limpieza adecuados. Además, para prevenir su deterioro, debemos evitar fumar y comer dentro en la medida de lo posible.


Con estos consejos podrás alargar y mantener la vida útil de tu coche para evitar que te pillen por sorpresa posibles averías, aunque si tienes tu seguro de coche con Sofise no tienes nada de qué preocuparte.